Haiki
3 Comments 1585 Views

UN CONSEJO: SÉ.

-haiki-en-busca-del-yo-real-blog-ser 500

Al final del post, podrás descargarte gratis nuestro ebook, “HAIKI, en busca del yo real”.
Sólo nos tienes que dejar tu correo y nosotros te lo hacemos llegar en un periquete.
¡Que lo disfrutes!!

-¿Tienes miedo?

-A casi todo.

-Pero es que no deberías tener miedo…

-Ya, y tú no deberías ser tan prepotente.

-¿Prepotente?

-Sí, el mismo derecho que tienes tú a invadirme, mostrando mi miedo, tengo yo a decirte cómo lo haces. Quieres darme una lección y no son tiempos de lecciones; son tiempos de vivir dando ejemplo.

-¿Ejemplo de qué?

De vida, si algo me quieres transmitir, no me lo cuentes, no me lo indiques; hazlo, será mejor para ti y para mí.

Y ahora tú me estás diciendo lo que tengo que hacer ¿no?

-Sí, lo malo se pega rápido. Yo solo quiero estar en paz, dejarme estar tranquilo  y evitar pensar demasiado ¡La cabeza me va a estallar!

-Pues no pienses, siente y actúa.

-No es tan fácil, no estoy diseñado para ello.

-¿Y para qué estas diseñado?

-Para obedecer, para ser miedoso, para ser un borrego.

-Rompe con ello!

-¿Cómo?

-Ama

-¿Ama?

-Sí, ama; ama como si no hubiera otra cosa que hacer en el mundo, como si no hubiera un mañana y… respira mucho.

-Qué tiene que ver una cosa con la otra. Tú siempre liando todo.

-Tiene que verlo todo; si no respiras, si no eres consciente de algo tan básico como respirar, no estarás en ti y si no estás en ti, tu amor no será de verdad. Ama, pero antes de ello, siente, date cuenta de dónde estás, conecta contigo y luego ama; si no lo haces así, no valdrá. Será un sucedáneo del amor.

-Y cómo distingo el sucedáneo del amor verdadero.

-Porque si no te desapegas de todo, incluso de la vida misma, todo habrá sido un montaje; un éxito para tu personaje y un fracaso  para tu persona.

– Dame más pistas, dame un consejo que me sirva…

-No te doy consejo porque yo no soy tú, y tú no eres yo; por eso, solo te puedo decir que no hay consejos que valgan. Tu único maestro eres tú… y la propia vida. Haz sólo lo que te haga sentir vivo y no vivas en los ojos del otro, olvida la envidia; vive desde ti, aunque duela al otro. El dolor en el otro, puede ser bueno para ti y para él. Comparte lo que tengas aunque sea una mierda y no falles a tu verdad; sé leal, pero para serlo, primero has de serlo contigo mismo.

Siempre nos contamos mentiras, vendemos una idea de lo que somos con la esperanza de que nos quieran y nos aprecien. Todo eso no vale; solo sirve para pasar por la vida de puntillas. Mejor vivir a tope, vivir desde la alegría, sin renunciar al dolor.

-Y ¿dónde encuentro la alegría de vivir?

-Si quieres alegría, aprende de los niños; si quieres ser feliz, no vivas esperando recompensas. Los niños viven en el aquí y ahora; cópiales. Esa es la única alegría de vivir; tú, como todos, tienes un niño dentro, dale una oportunidad!

-Pero me da miedo perder el control. Me da miedo el caos.

-¡A la mierda con el control! Tu eres tan cabrón como todos y tan bendito como un ángel; date una oportunidad a expresar lo que sientes, si deseas algo ¡a por ello! y si quieres matar a alguien, date el permiso de querer matarlo; ya vendrá el momento de ver razones para no matarlo. Hoy toca ser sincero.

La mala hostia está dentro de ti; no salió en su momento y te está corriendo. Tú no te das cuenta, pero es como una bomba a presión; está en tu interior y un día explotará. Por eso, es mejor que te enfrentes a ella y la dejes ir saliendo; si sigue en ti, o te come y sale en forma de enfermedad o la vomitarás al mundo cuando menos te lo esperes.

Si quieres un consejo, ese es mi consejo: sé transparente con lo que eres.

-Pero yo quiero ser respetuoso con los demás. ¡No quiero querer matar  nadie!

-¿Respeto? Confluir no es respetar; eres un pelele que no sabe lo que quiere y te olvidas de ti mismo. Por eso te fundes en el otro, porque no sabes vivir tu vida, no sabes poner límites y además te crees mejor persona por hacerlo así. Es mentira, eres tan hijo de puta como todos; de hecho, lo eres más por montar el teatro que montas. Si no apuestas por la verdad, no vale para nada lo que estamos hablando.

-Es que tú no me entiendes, no eres justo conmigo y me estás haciendo mucho daño con tus palabras.

El único injusto eres tú y ¿sabes por qué? Porque quieres que te solucione la papeleta, que te limpie el culo y ya eres mayorcito para ello; piensas que el mundo ha de ser como tú o como tú piensas que ha de ser -que quizás sea todavía peor-. No hay más injusto que quien implanta su justicia desde el ego. Y tú, perdona que te lo diga, eres un jodido ególatra.

– Y tú me estás tocando los cojones.

-Por fin un poco de verdad y ¿qué sientes ahora?

-Siento que quiero que te vayas a tomar por el culo

-Y ahora que me dices eso tan poco educado… ¿qué te está pasando?

-Me pasa que me dices cosas que yo sé, pero no me gusta que me hagan de espejo y ¡menos tú!! Me pasa que, por lo que tú me cuentas, es por lo que no soy feliz; me pasa que, en realidad, estoy hasta el gorro de mí mimo; me pasa que me estoy jodiendo la vida; y me pasa que, encima, me siento culpable por ello. ¿Te parece poco lo que me pasa?

-Me parece que lo que te pasa es que has viso la verdad, que has visto al personaje y que te estas pillando. Me parece que el primer paso el más difícil y tú ya lo has dado. Me pasa que ahora te empiezo a ver como persona, y me pasa que ahora te quiero un poco más.

-No me jodas…

-Tú te jodes solo, no necesitas ayuda; eres un especialista en boicotearte. Ahora vete y muestra tu mierda a todos lo que te quieren y te querrán un poco más; mira, a lo tonto ¡ya te he dado dos consejos! Regala tu miseria y olvida la vergüenza de ser tú mismo; no hay nada más valioso que tú mismo.

-Y ahora ¿qué coño hago? si me vas a querer por lo que soy, ya no tengo que demostrar nada, ya no tengo que ser el más listo ni el más bueno ¿qué hago ahora?

– Nada, solo sé; sé tú mismo.

-Y ¿me querrás igual?

-Te querré más!
-Gracias papá.

-Gracias hijo.

Texto: Agnieszka Stepien + Lorenzo Barnó (Haiki)

Imagen de portada: Bruno Barnó Stepienybarno (4 años)

Haiki en Facebook, AQUÍ

Haiki en Twitter, AQUÍ. @_Haiki   

*Haiki está formado por Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó. Ambos desde el 2009, y de manera muy intensa, están al frente de diversos proyectos digitales. Su presencia en la red se sustenta en tres pilares: la arquitectura, la Identidad Digital y nuestra actividad más personal en este blog de Haiki.

*Tanto Agnieszka Stepien como Lorenzo Barnó, han realizado el proceso SAT de Claudio Naranjo y, actualmente, están realizando la formación en terapia Gestalt. A su vez,  tienen segundo nivel de Reiki y son practicantes de artes marciales como Taekwondo, Kung-fu o Tai chi.

* Los editores de esta publicación digital no nos hacemos cargo de de los comentarios y  conceptos vertidos en los textos firmados por otras personas, siendo éstos de responsabilidad exclusiva de sus autores.

* Tu comentario pudiera ser moderado, por lo tanto, aunque aparezca inmediatamente al ser publicado en la entrada, los editores de esta publicación digital nos reservamos el derecho tanto de editarlo (si fuera necesario, para hacerlo más legible) como de eliminarlo en el caso de que se usen expresiones incorrectas (descalificaciones, palabras malsonantes…). A su vez, si quieres comentar desde el anonimato puedes hacerlo, aunque, nosotros personalmente, agradecemos que tod@s nos podamos identificar.

3 COMMENTS
  1. Eva

    Qué diálogo más intenso, amigos, lo que es remover a alguien desde sus cimientos. Desde luego, sois unos avanzados: aún os queda bastantes años de niñez, y sin embargo os veo casi preparados para la adolescencia! Abrazos

  2. Eva

    P.S.: Me ha encantado el dibujo de manos entrelazadas, Bruno está hecho un artista.

    1. admin

      Gracias, Eva, por tus palabras. !Qué bueno que te hayas pasado por el blog!
      Un abrazo.
      Agnieszka, Lorenzo y Bruno!

Deja un comentario

RELATED ARTICLES
enero 2016
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Sígueme en Twitter

Introduce tu correo electrónico para suscribirte al blog de Haiki.

Back to Top