Haiki
  • LÁGRIMAS DE VIDA.

    Llorar es siempre un bálsamo que nos humaniza y, a la vez, domestica nuestra prepotencia. Como bien apunta Claudio Naranjo, vivimos en una sociedad patriarcal que nos ha hecho más duros de lo necesario y nos ha desconectado de la parte más amorosa que todos tenemos dentro.   En estos tiempos de arrogancia, las lágrimas nos acercan a nuestra esencia. Llorar de alegría, llorar de tristeza o llorar de amor no es tan diferente, pues en el fondo, todas ellas, son lágrimas de lo más profundo de nuestro ser. Si son reales, siempre provienen de un acto de autenticidad en nuestro aquí y ahora.   Ser vulnerables, mostrarnos “débiles”, dudar o reconocer nuestras imperfecciones nos conecta con la vida. La sinceridad de corazón nos acerca a los demás. Sólo desde ahí, como si de un líquido mágico y purificador se tratase, podemos vivir el manantial de oportunidades que la propia vida nos tiene reservadas.   También te puede interesar: YA TENEMOS EBOOK: HAIKI, EN BUSCA DEL YO REAL (PARTE 1)   Autores del post: Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó (Haiki) Y como siempre, si te gustó el post, estaría genial que lo compartas en tus redes sociales. A su vez, si todavía

    Leer más...
septiembre 2017
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  
Sígueme en Twitter

Introduce tu correo electrónico para suscribirte al blog de Haiki.

Back to Top