Haiki
No Comments 343 Views

#MiniEntrevista CON NÚRIA COSTA

Retomamos nuestra sección más esperada: las #MiniEntrevistas. Y lo hacemos con el sincero y valiente testimonio de nuestra amiga Nuría Cosa.

¡Os va a encantar seguro!

1_ ¿Qué es para ti la auténtica felicidad?

¡Uy! La “auténtica felicidad” me llega como algo muy grande, pero te puedo compartir mi experiencia, hasta donde he llegado en ese sentido. La felicidad más genuina que he sentido está relacionada con la presencia y la consciencia en el momento, el aquí y ahora, una especie de comunión con cosas, personas, momentos, con la naturaleza y conmigo misma desde el corazón, tal y como es, tal y como se da. Ya hace años que entendí que la felicidad no estaba fuera, sino dentro de mí en conexión con el universo: el Atman del que hablan los Upanishads (y que llevo tatuado en el brazo para recordármelo).

 

La auténtica felicitad tiene que ver, entonces, con la aceptación (¡como todo!): cuando siento que todo está bien como está y me abandono a lo que es. Fluir, no pelearme con la realidad ni conmigo misma, simplemente dejarme ser y dejar a la vida ser, con todo. Hay algo de ir a favor de la corriente, como dice Claudio Naranjo: “no empujar”. Cuando acepto que la vida tiene unos planes para mí, aunque no estén acorde a mis deseos. Y claro, todo esto es aplicable también a la terapia, que es el espacio en donde últimamente siento más momentos de esta “auténtica felicidad”.

 

Ya que estamos, voy a compartir una experiencia reciente en la que descubrí que la felicidad no solo tiene que ver con la alegría, a la que me he sentido apegada mucho tiempo, sino que también se encuentra en la tristeza; y no solo tiene que ver con la vida, sino también con la muerte. Hace unos meses falleció mi abuela y sentí una profunda tristeza. Y a la vez, acompañarla en sus últimos días con apertura, confianza y presencia plena, aceptando la muerte como parte de la vida y del viaje, pude sentir por momentos lo que podría ser esta auténtica felicidad de la que hablamos. Esta experiencia fue reveladora para mí. De alguna forma, siento que tiene que ver con aceptar que la vida es cambio, que todo se transforma y abrazarlo sin más pretensiones: hacerme amiga de lo que es y respirarlo.

 

2_ ¿Cómo ha sido tu camino de crecimiento personal? ¿Cuáles han sido las herramientas que más te han servido y por qué?

Siempre he sido una buscadora, ¡he dado muchas vueltas en el camino! En la adolescencia busqué en la filosofía, a los 18 empecé con el psicoanálisis lacaniano, después vino la terapia Gestalt, la Arteterapia, la Astrología Psicológica, el trabajo con plantas medicinales y todo tipo de terapias energéticas. De cada una destacaría algo, pero me extendería demasiado, así que voy al grano.

 

Mi camino de crecimiento personal está muy ligado a mi camino espiritual. He pasado temporadas en ashrams en la India y la meditación ha sido una de las herramientas que más me han ayudado. Por mi carácter, la meditación me lleva a la calma que me cuesta encontrar entre tanta intensidad, a la presencia plena y la tierra (sobre todo en los retiros de Vipassana, desde el cuerpo).

 

En las tradiciones budistas e hinduistas he encontrado muchos de los mensajes que me acompañan hasta hoy. Estos últimos años he estado asistiendo a clases de judaísmo en una sinagoga y, por fin, me he reconciliado con aspectos de la tradición judeo-cristina de la que tenía una visión muy crítica hasta el momento.

 

Mi pasión es aprender y durante muchos años viajar sola fue la forma más productiva para hacerlo. ¡Un mes en cualquier lugar del mundo es como años en Barcelona! Viajando he ido acercándome a mi medida de las cosas, a la autoreferencia, a sostenerme a mí misma, a conocerme más al salir de la zona de confort. Me he visto en mil y una situaciones en estos viajes y me he sorprendido tanto de mí misma en estos momentos…

 

Pero hace seis años, a raíz de una crisis vital, me di cuenta que las estrategias que había acumulado hasta entonces no eran suficientes para transitar la profundidad de lo que estaba viviendo. Y, después de un tiempo, viviendo en India y de tanta dispersión, empezó mi camino terapéutico al 100%, lo que me ha llevado a lo que hoy siento que es mi auténtica vocación: ser terapeuta.

Destaco en este sentido el proceso SAT, que al principio fue un golpe duro a mi ego y, poco a poco, ha ido tomando un aire más amoroso y compasivo conmigo. Destaco también la formación en Terapia Corporal Integrativa. La terapia corporal ha supuesto un antes y un después en mi proceso. El cuerpo es mi medicina, lo tengo claro.

 

3_ Si nos centramos en el eneagrama, ¿cuál dirías que es su mayor potencial? Te animarías a contarnos en qué eneatipo te sitúas y qué es lo que más te identifica con él.

Aunque en un principio fue justo al contrario, con el tiempo el eneagrama me ha servido para validar mi dolor y conocer la función de mis defensas. Entender que todo esto tiene que ver con mi herida me ha llevado a un espacio más amoroso conmigo misma, a no juzgarme tanto, y, a la vez, me ha dado un camino para sanar y estar más en la esencia. También, a aceptar mi parte de luz y de oscuridad, acogerlas compasivamente, porque todas forman parte de mí.

 

Me sitúo en el 2 sexual, conservación. Me costó mucho situarme en un principio, ya que curiosamente no me veía nada femenina ni seductora, había un punto ciego muy grande ahí. Poco a poco, gracias al eneagrama, pude ir poniendo luz a todo ello. Trabajar mis defensas, que son claramente sexuales, me ha llevado no solo a poner conciencia a la parte más neurótica, sino a integrar este aspecto como una potencialidad en mí. Actualmente, me dedico a acompañar procesos en sexualidad y, de alguna forma, siento que pongo mi camino y proceso al servicio, desde la consciencia.

 

Gracias al eneagrama pude desenmascarar lo que había detrás de mi actitud de tanta ayuda hacia mis relaciones personales y a nivel social, actitud con la que me había identificado durante tantos años, hasta el punto de convertirla en mi profesión como educadora social, cooperante internacional y mis delirios de querer cambiar el mundo. Y, a la vez, he podido dejarme de hacer trampas al solitario y poder encontrarme cara a cara con el hecho de que esto es una forma de llenar el vacío que siento, a través de ese falso altruismo. En este sentido, me ha ayudado entender que la dificultad en pedir ayuda tiene que ver con lo mismo, con la dificultad en la equitatividad en las relaciones y la “falsa abundancia” tan caracterial.

 

El trabajo personal en mi caso pasa por bajar la intensidad y la emocionalidad, relativizar, no tomarme tan en serio, poder reírme de mí misma. Hay en mí mucha obstinación e impaciencia, rasgos que poco a poco voy limando. Reconozco que lo que me pone más en mi lugar son los problemas de salud: entonces es cuando realmente me doy cuenta de las dimensiones que tiene la vida y de mis delirios de grandeza. Toparme con mis límites ha sido doloroso y sanador al mismo tiempo, el encuentro real conmigo misma. Corporalmente es muy claro: el movimiento sanador es ponerme blandita, dejarme caer. Hay tanto anhelo del “descanso de la guerrera” y, a la vez, tanta dificultad en quedarme ahí…

 

Sin embargo, si me tengo que quedar con algo, diría que la “guindilla” fue cuando tomé consciencia de la falta del auténtico amor compasivo del que habla Claudio. Me cuesta mucho ponerme por un igual, reconozco en mí una prepotencia y orgullo enmascarado. Afortunadamente, cuando consigo estar de igual a igual y mostrarme auténticamente, ahí es cuando el encuentro genuino se da.

 

Más sobre Nuria Costa:

Soy terapeuta, educadora social, antropóloga y socióloga.

Actualmente, facilito talleres de crecimiento personal, de Sexualidad Consciente y de terapia corporal para grupos. Combino el trabajo grupal con la consulta individual en Nexes Psicología Integrativa.

También, formo parte del equipo de la Formación en Sexualidad Integrativa del Espai TCI Barcelona. La primera promoción empezará en el 2018 y durará 2 años, estáis todos invitados!

Página de Facebook:

https://www.facebook.com/nuriacostaterapeuta/

 

 

También te puede interesar:

YA TENEMOS EBOOK: HAIKI, EN BUSCA DEL YO REAL (PARTE 1)

Autores del post: Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó (Haiki)

Y como siempre, si te gustó el post, estaría genial que lo compartas en tus redes sociales.

A su vez, si todavía no estás suscrito a nuestra Newsletter, te animamos a hacerlo en la casilla que tienes al terminar este artículo.

 

Haiki en Facebook, AQUÍ.

Haiki en Twitter, AQUÍ. @_Haiki

* Sobre Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó (Haiki):

Desde hace más de cinco años, nos dedicamos a ayudar a otros compañeros a tener una buena Identidad Digital, aumentar su visibilidad online y, en consecuencia, tener más oportunidades laborales. En el 2009 desembarcamos en la red y, desde entonces, no hemos dejado de formarnos y disfrutar de este maravilloso mundo.

Aunque de profesión original somos arquitectos, nuestro día a día se sustenta en tres pilares: la propia arquitectura, la Identidad Digital  (talleres offline + cursos online) y nuestro “mundo Haiki” (Gestalt, Sat, yoga, crianza consciente, artes marciales…).

Deja un comentario

RELATED ARTICLES
diciembre 2017
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Sígueme en Twitter

Introduce tu correo electrónico para suscribirte al blog de Haiki.

Back to Top