Haiki
5 Comments 2344 Views

PALABRAS DE DESPEDIDA PARA CLAUDIO NARANJO

Hoy queremos compartir un post muy especial contigo.

Se trata de una recopilación de palabras de despedida sobre la figura del maestro Claudio Naranjo.

Autora de portada: Marita Carmona (Serie: “Luz en los párpados”)

¿Nos acompañas?

Por cierto, si alguien quiere que incluyamos en el post sus palabras y no lo hemos hecho, que nos escriba por privado y nos organizamos.

“!Amado Claudio! Maestro, Padre y Guía espiritual, gracias eternas por vincularme con tantísimos corazones pulsantes en esa pluralidad de geografías y territorios confiándome transmitir tu legado.”

Gerardo Ortiz

 

“Querido Claudio.

Tu partida triste es también una enseñanza más de las cientos recibidas de tu sabiduría y de tu amorosidad. Te agradezco y agradezco a la vida poder haberte encontrado en mi camino; sin duda, has contribuido a crecer a tantos seres que se hace pequeño cualquier homenaje y reconocimiento.

Esta foto te la tomé hace un par de años en Alemania, y la guardaba para un día especial. Mucha luz Maestro en tu camino.

Siempre en el corazón. Profundamente GRACIAS por todo.

Assumpta Mateu Domènech

 

“Muy Querido Claudio.

Tú me enseñaste a amar con los ojos abiertos, a callar con el corazón atento, a escuchar con la mente en silencio. Tú me mostraste el camino siempre aun invisible a mis ojos y me empujaste al abismo hasta que me crezcan alas. Hoy las he usado, volando por encima del precipicio de mi orfandad mientras oía tus carcajadas.

Así, he dado mi clase de Clown esta tarde, y así la daré mañana, y al otro, y al próximo SAT de California, hasta que volar sin ti se haga más natural. No sé cuánto tiempo tardaré, me temo que mucho.

De momento, lloro sin parar, y aun así mi enorme tristeza es más pequeña que mi agradecimiento, que no cabe aquí, al igual que mi amor por ti, que es para siempre y en todos los lugares.

Mil gracias a todas las personas que me han mandado hoy mensajes de cariño y a quien tal vez no sepa contestar.”

Alain Vigneau Costedoat

 

“Una influencia prominente en mi vida ha sido y es Claudio Naranjo.

Su mente lúcida y afilada como una espada,
su corazón rebosante de muchos soles, algunos tímidos
su cuerpo vivaz y quieto al mismo tiempo
su espíritu de cielo azul, de fuego, y porque no, de chocolate.

Has dejado esta tierra hoy
que estés en la casa que siempre anhelaste.

Gracias para siempre, y para siempre seguirás presente en tantos de nosotros donde sea que estemos”.

Joan Garriga

 

“Nos sigues derramando tu amor… que todo lo que nos has dado te bendiga en tu viaje. Que nuestro agradecimiento te llegue como un canto para tu viaje. Y cuando llegues te imagino abrazando a Brahms, a Beethoven… a tu hijo, a Suzy, a tantos que amaste y me enseñaste a amar. Bendita disolución”.

Amor Hernández

 

“Con enorme gratitud por todas tus enseñanzas, en especial sobre el Buen Amor y la dimensión espiritual del ser humano, te deseo mucha luz para tu tránsito Maestro. GRACIAS.”

Toni Aguilar 

 

“Claudio ha dejado su cuerpo, en el que le hemos conocido y con la tristeza de no verle más, también está la certeza de que aprovechó muy bien su vida y empleó sus muchos talentos con generosidad para bien de todos nosotros y de las generaciones venideras.

No puedo imaginarme a mí mismo sin haberte conocido y sé que mucho de ti queda vivo en mí.

¡Buen viaje Alma Grande!

Luisfer Camara

“Querido Claudio.

Hoy te fuiste y emprendiste el viaje de vuelta al lugar desde donde viniste a darnos tanta luz , tanta sabiduría y tanto Amor. GRACIAS por todo lo recibido y todo lo que nos has dejado. Maestro de Maestros, nadie como tú albergó tanta sabiduría y tanta humanidad. Te honro y agradezco todo lo recibido de ti.
Vuela ahora en paz hasta llegar a lo Alto a lo sagrado, como tú nos enseñaste.
OM MANE PADME HOM”

Angel D. Saavedra Valdayo

 

“Solían preguntarle a Claudio: «¿Por qué te dedicas a lanzar a la gente al abismo?». Y él respondía: «porque tengo fe en que saben volar».
No siento que tenga que despedirme de ti, maestro: me devolviste a la vida y te llevo en mi corazón.”

David Barba

 

“Hasta pronto querido maestro. Eternamente agradecido por tu confianza, tu sonrisa, tu amor y tú sabiduría. Mi vida ha cambiado a mejor desde que te conocí. Tus enseñanzas son mi guía, enviaste un ángel en forma de mujer para acompañarme en este viaje que llamamos vida y tuvimos la inmensa fortuna de contar con tu bendición para esta unión. Vives en nuestros corazones. Buen viaje hacia la luz Claudio Naranjo Cohen. Seguimos.”

Juan Carlos Sainz (Nero)

 

“Con muchas personas que se me fueron pensé, “ojalá Dios me hubiera dejado disfrutarlo más”. Con Claudio no tengo esa sensación, sino más bien la gratitud de tener todo el resto de mi vida para poder ir aprehendiendo la enormidad que nos ha regalado su sabiduría. Gracias, maestro. Nos quedamos con todo lo que nos has brindado.”

Alejandro Rodríguez González

 

“Falleció Claudio Naranjo, mi gran profesor, mi maestro, a las 23 horas (10/07) en Berkeley y madrugada 3 horas en Brasil. Tuve la suerte de poder haber convivido directamente con él, de haber aprendido tanto con él, a lo largo de 26 años. Claudio es un maestro de la libertad, de la autenticidad, un sabio. Gracias.”

Evânia Reichert

“Cerro sus ojos Claudio Naranjo. Gracias queridísimo maestro por tanta luz y tanto amor, por tu maravillosa sonrisa y tu mirada llena de ternura y paz. Un placer haber coincidido en este plano físico, inspiras mi vida y mi corazón. Feliz tránsito, feliz vuelta a casa…”

Yolanda Valle

“Maestro, mi querido. Inmensa gratitud y amor. Gracias por confiar en mí. Ahora, más que nunca, dedicaré hasta el último minuto de mi existencia a cumplir la promesa de Aracayu (2017) de servir y de difundir sus ideas.”

Marisol Hume Eriksson

 

“Así te mostraste después de una meditación sobre la muerte. Gracias por tu humor, gracias por todas tus enseñanzas.

Hoy te he podido llorar en un SAT rodeado de gente que te quiere y en un lugar que tú has creado para que podamos crecer. Gracias a ti he crecido, gracias a ti me siento más humano.
Te llevaré siempre en el corazón, me siento muy afortunado de haberte conocido. Gracias por la familia satera que tengo, sin ti no la tendría.
Allá donde estés te deseo lo mejor”.

Jorge Guerra Carbajo

 

“Amado maestro. La primera mirada amorosa y sin juicio fue la tuya. Desde ese momento, supe que tu sola presencia me curaba el alma. Supe que el amor es el único camino y a tu lado sería más fácil… a ratitos…. lo que hubiera por el camino. Me dejas huérfana de tu cuerpo pero tu mirada, tu presencia y tu ejemplo me inundan cada vez que cierro mis ojos. Espérame…”

Sandra Sas Cáceres-Santillana

 

“Querido y admirado Maestro. Mi infinito agradecimiento no es sólo por el despertar de la conciencia sino también por tu buena mirada y tu iluminada sonrisa; eso también sana.

Por eso, invocando a tu maravilloso sentido del humor acompaño tu viaje hacia la luz con la frase de mi payasa que más te hizo reír en el SAT 5 de Girona: “Oh, Claudio, querido Claudio. Cierto es que tu presencia provoca profundos cambios… Y también he de decir que no son siempre deseados”.

Ojalá que tu amorosa y alegre lucidez nos acompañará siempre!!! GRACIAS”

Marina Gutiérrez

“La muerte física y anunciada de Claudio me conecta con los miles de encuentros posteriores que he podido tener con los centenares de personas en el contexto del SAT. Los SATs fueron para mí espacios de autoconocimiento de la naturaleza humana. Posteriormente, me llevaron a otros territorios, como eslabones en un camino hacia la liberación vital y hacia el ejercicio de un nuevo oficio que entonces nacía en mí: la psicoterapia como acompañamiento interpersonal.

Quiero, en este momento de vacío súbito, ofrecer un abrazo comunitario a cada una de las personas a las que he podido acercarme en todo este tiempo y agradecer al magisterio de Claudio esa conjunción. La simiente de Claudio Naranjo ha dado muchos frutos y los seguirá dando. GRACIAS!”

Xavier Gimeno Soria BES

 

“Estoy con-movido, re-movido, agradecido, como tantos y tantas personas que hemos sido tocados de algún modo por nuestro querido maestro Claudio. Es claro que ha habido en nuestras vidas un punto de inflexión, un antes y un después de entrar en contacto con él y con su trabajo. Somos muchos y muchas los que hemos vivido y compartido momentos mágicos, verdaderos regalos que han quedado grabados en nuestros cuerpos, corazones, y almas. De algún modo, vives en cada uno de nosotros/as y tu mensaje y tus enseñanzas seguirán vivos”.

Serafín Gómez Martín
“Aquel día vi
 En las penumbras de mi soledad
 No encontraba el camino
 Y recordé
 Vi
 Luz
 La vi en ti
 Y te busqué
 te encontré
 me tomaste en tus brazos
 Y me curé
 Comprendí que el amor también es para mí
 Y me abrí
 Y empezaron como una tormenta a caerme bendiciones
 Y una de ellas Nero
 nos diste tu bendición
 Y tomamos el compromiso de mantenernos juntos en la verdad y el amor.
 Sigues vivo en mi corazón
 Gracias. Gracias. Gracias”
 Xisca Bonet 

 

“Mi relación con Claudio fue una de las más importantes de mi vida en estos últimos años, era el abuelo de Santi y yo lo sentía como un padre, más allá del maestro que era.
Fueron muchos momentos preciosos los que compartimos y, en este momento de despedida, van llegando uno a uno, ¡cuanto lo he querido a Claudio y cuanto le quiero!!.
Le he dicho más de una vez que sentía que nuestras almas se habían encontrado y sé que va a seguir siendo así a través del tiempo, más allá de la ilusión.
Siento un infinito agradecimiento y la tristeza de su partida ya que ahora si no voy a poder ir corriendo como solía hacer a tocarle su puerta.
Me doy cuenta que frente al amor todas las diferencias se desvanecen.
Gracias Claudio”.

Karina Bertolotto

 

“Admiro tu capacidad de expandir luz y de cumplir con tu propósito. Maestro Claudio.
Eres una máquina evolutiva. Disfruta de tu regreso a casa.

Hoy mi clan brindará por ti y por tu Azaña. Impresionante lo que has hecho.
Siempre gracias”.

Bittor Unamunzaga

 

“Pienso que ante una pérdida como la de mi querido Maestro Claudio Naranjo que hace unas horas hizo su pasaje hacia el Gran Misterio, el sentimiento de tristeza tiñe todo el panorama interno, aunque convive con la inmensa gratitud por lo compartido junto a él en estos años y todo lo recibido de su sabiduría, su grandeza y su humanidad. Luz para tu tránsito, Paz para tu Alma y Amor para seguir transmitiendo su Obra y su espíritu Dionisíaco”.

 Manuel Millan

 

Fuiste la puerta del camino y el camino, inspiración, frustración y amor. Todo me enseñó. Gracias maestro”.

Luca Castellano

 

“Que cada cual lo tenga hoy presente con pena, con alegría, con agradecimiento por todo lo que nos ha dado y ante todo con presencia y todo el amor que él nos enseñó a sentir y compartir…”

Ana Baza Gestalt - Coaching

 

“No hay mayor dicha que el corazón en camino y espíritu de celebración que tu legado dona. Honro todo lo que me ayudaste a ser mejor persona y los dones que a través de tu enseñanza encarnan hoy en mí. A punto de nacer otra vida en mi vida, fruto del encuentro del programa Sat. Mi corazón se llena de agradecimiento ante tu partida.
Desde Transkorpore nos sentamos a acompañar tu partida, tu sueño… a celebrar toda la vida desplegada a lo grande. Maestro de maestros, siempre estarás en mi corazón. Gracias… ¡qué gran trabajo Maestro!!”

Federico Marsá

 

“Querido maestro. Hace ya 5 días que te fuiste y me descubro pensando en ti en los momentos en que mi mente vuela. Recordando escenas, frases, aprendizajes…
Me siento triste y noto vacío dentro, me duele pensar que ya no te veré más.
Claudio, me siento inmensamente agradecida por tus enseñanzas, sin ellas y sin ti, yo no sería la mujer que soy ahora, ¡aprendí tanto! Gracias por tu compasión, gracias por tu confrontación amorosa, gracias por tu sentido del humor, gracias por generar espacios dónde he podido crecer, conocerme y SER. Echaré de menos tu voz, esta voz que me conecta a mí de forma inmediata y tus ojos de mirada profunda y amorosa.
GRACIAS por todo el legado que nos/me dejas, toda la visión que comparto sobre la educación y la fe en que otra sociedad a raíz de una educación distinta, es posible. Todo el saber sobre el eneagrama que siento que literalmente me ha salvado la vida y me guía en mi práctica diaria como terapeuta. Toda la familia Satera que ahora tengo, con quien resueno y a la que quiero y toda la familia del trabajo en educación desde la Fundación.
Deseo que tu tránsito sea dulce y sereno. Un abrazo querido maestro. Gracias, gracias, gracias

Tània Rojo

 

“Gracias infinitas Claudio, querido.
Contigo aprendí qué es un Maestro. Pude entenderlo y percibirlo en el cuerpo. Eso ante lo que tan incrédula y dudosa me sentía.
Contigo aprendí a agachar la cabeza ante lo que es más grande que yo. 
Contigo aprendí a entender y a sentir la humildad, ardua tarea…
Contigo aprendí tantas y tantas otras cosas… una actitud, una manera de estar en la vida.
Gracias por tus enseñanzas. Gracias por crear esos espacios de crecimiento profundo, de mirada hacia adentro. Gracias por esa frase que apaciguó mis dudas: “…te veo más dueña del mundo…”.
Gracias infinitas desde el corazón.
Que tengas un tránsito hacia la luz lleno de placidez y de amor. Que descanses en paz.”

Cristina Ribera Casal 

“Anoche, como en otras ocasiones, volví a soñar con Claudio.

Esta vez se subía a un escenario y se marcaba una pataíta por bulerías, como retando mi comprensión de que ha muerto. El sueño no es tan extraño, pues en vida lo pude ver bailar, reír y contar chistes. Compartir lo más profundo con sencillez y humildad.

Para mí significa que, de algún modo, sigue vivo en mí y en tantas otras personas que hemos tenido la fortuna de contagiarnos de su ser, de su amor y su bellísima luz.

Con Claudio he podido experimentar un amor nuevo para mí, diferente al que siento por el resto de personas. Por eso, hace tiempo que decidí llamarlo Maestro y venerarlo como tal. Por eso, hoy me duele su partida. Y a la vez me estimula. La vida es un bien escaso, decía, tomémosla de frente tal y como viene.”

Ernesto NE

 

“Gracias querido Maestro por darme la Vida”

Miguel Planas Arruti

 

“En la tradición tibetana, en el budismo Vajrayana, con el que Claudio Naranjo tenía fuerte conexión, el momento de la muerte es importante. También, debido al nivel de realización de Claudio, reconocido por lodos, entre ellos Tartang Tulk, en ese momento es significativo hacer guru yoga: unir su mente con la de Claudio y mantener esa conexión en las próximas horas y días. Incorporar la actitud de cuerpo y mente de él y permanecer en el estado de conciencia abierta y clara en conexión con Claudio. Ema jo!

Lo más importante que recibimos de un maestro no es lo que nos dice o lo que queremos escuchar. Lo más importante que aprendí de Cláudio Naranjo fue lo que no dijo, y uno podría saberlo más tarde. Seguiré aprendiendo de ti sin que estés aquí.”

 Sérgio Veleda

 

“Me deslumbraste… y casi no te conocí, solo tu obra hecha carne, tus discípulos/as queridos…el agua que a través de ti llegó a ellas y calmó mi sed. Fe y verdad… de niña miraba La Luz que se colaba entre los árboles… ayer canté en el bosque y hoy sé que era por ti. Y te pensé niño, con esa luz que mantenías viva en tu mirada. Las puertas del cielo abiertas para este Maestro de Vida, que consiguió las dos escaleras, la larga y la chiquita… tanto amor. Tanta gratitud. Y esta tristeza ahora.”

Pepa Correro Martin

 

“Hoy pienso en ti, querido Claudio, tu forma de hablar, tu cercanía, tu amor humano, me quedo con la alegría de haberte conocido y compartido…. Qué tu viaje a Ítaca te permita seguir ese camino del héroe….”

Sabela Amado Rojo

 

“Con todo mi amor y agradecimiento Claudio. Por tu gran amor y enseñanzas, por lo que he crecido con ellas, y por la magnitud de lo que has creado, tu fe en la humanidad ha movido montañas y lo que seguirá de ahora en adelante a través de todos a los que ayudaste a conocernos y amarnos para poder amar a otros. Buen Viaje Claudio.”

Pilar Garcia.

 

“Amado Claudio.
Gracias por tantas enseñanzas, tu guía, por hacernos más libres y dionisiacos, y por recordarnos que tenemos un corazón del que nos hemos que ocupar.
Mi vida, como la de tantos, tampoco habría sido la misma de no haberte conocido.
Estoy seguro que tú gran obra y tú legado seguirá vivo en todos aquellos que te conocimos, y que muchos otros, poco a poco, se irán sumando.
Mucha luz para tu alma y que sigas abriendo caminos como tú solo sabes hacer. Recuerda darle la mano a Rosa Morales. Os lo pasaréis bien.
Te llevo en mi corazón.”

Oscar Velado

 

“Esta noche ha fallecido Claudio Naranjo, psiquiatra, sabio y maestro espiritual, que ha hecho una grandísima labor trabajando y difundiendo la herramienta del Eneagrama de la personalidad entre otras valiosas aportaciones al mundo de la educación, la psicoterapia y la espiritualidad.
Es un día muy triste. Siento una profunda gratitud por todo lo que nos ha dejado. Buen viaje, maestro”.

Carolina Vázquez Granados

“Siempre te estaré profundamente agradecido de haber podido tomar de tus enseñanzas Maestro. Es mucho lo que nos queda de tu trabajo.

Te honro dando continuidad a tu visión y al servicio para “cambiar la educación para cambiar el mundo”.

Mucha luz en tu viaje Claudio”

 Juan Martínez

 

“Gracias por aportar tanta consciencia a este mundo Claudio, gracias por enseñarme el Eneagrama, gracias por dejarnos tus conocimientos gestálticos que tantas vidas han cambiado.
Que tengas un lindo nuevo viaje”.

Maica Santander

 

“Gracias Claudio por llegar a mi Vida a través del SAT, de la Gestalt, de tus libros y del impresionante trabajo de tu gran equipo
Sólo cabe agradecimiento en mi corazón.

Buen Viaje Maestro!”

Ana Moraza

 

“Yo no considero a Claudio mi maestro. Quizá decir esto hoy sea una blasfemia. Sin embargo, fue alguien indispensable. Fue quien me abrió la puerta, quien me mostró el camino, quien me ayudó a perdonar y perdonarme, quien me sugirió que quizá estaba equivocada sobre mí misma, quien me presentó la enseñanza del Cuarto Camino… Pues sí, quizás eso es ser maestro. En cualquier caso ¡buen viaje!”

Helen Castle

“Ay maestro…. agradezco a la vida haber llegado a tiempo para poder estar y compartir contigo, para que me dieras vuelta la vida, para que todo cobrara un nuevo sentido. La tristeza es grande pero, tal como decías hace poco, “todo está y es perfecto como es”…. Seguiremos transmitiendo tu visión amorosa transformadora. ¡Gracias!!!!”

Larisa Michell

 

“Querido Claudio.
Hiciste de tu vida una apasionada cruzada ante la falta de conciencia y la ausencia de Amor.
Bebiste de muchas fuentes, buscador incansable, compartiendo generosamente tanto alimento para el alma.
Tu sabiduría y tu presencia calaban hondo, sin ningún esfuerzo.
Somos muchas personas… muchas, las que hemos evolucionado contigo.
Ojalá seamos capaces, entre to@s, de contagiarnos en Amor y conciencia.
!Infinitas gracias! Sonrío al recordarte”.

Ana Rosa Encinas Gilarranz

 

“Es importante seguir en este momento conectados a su conciencia de luz. Me uno en esta travesía a través de una conciencia de amor, profundo respeto y gratitud.
Conciencia viva a través de enseñanzas de amor. Está en mí, en mis carnes. Honraré la confianza en ser tu colaboradora llevando tu trabajo vivo donde yo sea.
Hoy como todo relacionado a usted trabajo un pedazo más en mí, en mi crecimiento personal: el desapego físico totalmente confiado en presencia de un ser de luz.
!Te amo! Gratitud por siempre maestro!”

Cynthia Ribeiro

 

“Hoy me desperté justo antes de las 4 AM, y no pude dormir más. Acababa de soñar que andaba por una playa con un niño que se ponía desnudo, y corría en plena libertad por la arena. Recuerdo que me alegré con la espontaneidad del niño, y me alegré de verlo libre de su ropa, que antes parecían molestar. Pasé el resto del sueño buscando a este niño, que huyó de mí por la playa.
Ya por la mañana supe de la noticia del paso del maestro Claudio Naranjo, más o menos en la misma hora que desperté aquí. Mi corazón se llenó de tristeza y gratitud por ese hombre que tanto dio a los demás, que tantas vidas transformó.
Que siga en paz, querido maestro, desnudo y libre como un niño en la playa. Te acompañamos con la misma mirada amorosa con que te mira Ginetta en esta tu última foto.”

Ana Paula Caldas

 

“Gracias por tanto siempre. Dulce y feliz viaje de regreso a casa, querido Claudio.

Fallece contigo un gran y hermoso referente humano, espiritual y profesional en todo el planeta. Seguiremos desarrollando tu legado inmenso.

Gracias infinitas, Claudio, por lo que viste en mí, y gracias por devolver a la Vida a millones de personas en todo el mundo.”

Mamen Abengochea 

 

“Tener el privilegio y la bendición de ser tu discípula y tenerte tan cerca por tantos años desde muy temprano en mi vida; que hayas visitado mi casa, que te hayas sentado en mi mesa con mi madre y mis hijos, todo ese privilegio tiene un precio… ese precio es la responsabilidad de multiplicar tu legado. Mañana es el día del padre acá en Uruguay…vos sos mi padre Claudio. Gracias.”

María Fernández

 

“Gracias por tanto que me diste, me quedé con las ganas de darte un gran abrazo. ¡Te quiero mucho!!!

Doy gracias infinitas a la vida por haberte puesto en mi camino, gracias por tu amorosidad, por tu sabiduría, por enseñarme a verme con otros ojos.
!Buen camino maestro! Te mando luz y amor!!!!

Eliana Pérez Vargas

 

“Gracias por todo tu trabajo.
Gracias por todo lo que me llega de él. Lo que recojo es muchísimo y lo que crezco.

Gracias por incidir tanto en la Educación. En la necesidad de un cambio de modelo y de mirada hacia lo Amoroso y lo Humano, que tan necesario resulta.

Gracias Claudio. Buen viaje”.

Lucis Inde Sky

 

“Con esa sonrisa te imagino reuniéndote con tu amado Tótila, con Matías, con Brahms escuchando a Mozart tocar celebrando tu llegada…

Junto a Bapak, a Susy, a Memo, y a tantos y tantos amores tuyos.

Akal Maestro, Akal…”

Gina F.

 

“Gracias inmensas querido maestro por tanto amor, generosidad y enseñanzas. Fueron muchos años de aprendizaje e inspiración. Y ¡gracias a la vida por haberte encontrado en el camino! Vuelvo a cerrar los ojos y estás tan presente como entonces.
Buen viaje de retorno Claudio Naranjo querido!”

Diana Machado

 

“Maestro adorado: que me enseñaste que puede ser una virtud la capacidad mental y emocional que puedo tener de poder tocar los dos polos. Hoy me siento así, inmensamente triste de tu partida física, pero inmensamente feliz de haber tenido la dicha de mirarte, escucharte y sentir tu presencia.”

Sara Tonatiuh

 

“Buen viaje Claudio. Egoístamente me siento triste. Hubiera querido que te quedaras más y más. Dentro de esta tristeza también hay mucho agradecimiento al saber que solo es otro tramo de tu viaje y que hoy soy más libre gracias a tus enseñanzas. Honraré tu muerte con mi vida, tratando de no olvidar todo aquello que de ti y de tus discípulos aprendí. No vi jamás tanta humildad en alguien tan sabio.”

Natalia Galván Recio

 

“Ahora con el corazón abierto, mirándote Claudio en el recuerdo de cada persona que comparte el duelo de tu Infinita gratitud y que agradecemos por haberte conocido, me uno a esa enorme bendición, de tanta hermandad.
Maestro que nos has enseñado tanto: Gracias infinitas. Ahora desde aquí, nos toca sostener y cuidar lo aprendido para bien de toda la humanidad.”

Eustaquio García Valles

 

“Así, con esa certeza empujaste el salto
Confiando tú en nuestras alas
aún sin haberlas descubierto…
Tu facultad y tu don de ver donde no hay evidencia, cabe la certeza, sustentada en tu fe.
Eso es tu regalo amado Claudio: certeza.
Hoy transito pensamientos y emociones que me llevan a verte en las olas, en el vuelo de un ave, en los más puro de mi bondad, en los demonios del miedo que se engordan, que asustan, para volver al silencio, ese lugar tan visitado de tu mano y presencia, donde se escucha a Dios, y así, hoy contactar tu inmenso amor a la humanidad y tu solemne respeto de “estar con lo que hay”…”

Mónica Duran Mariscal Monky

 

“Goian bego Claudio Naranjo.
Eternamente agradecida, gracias por mostrarme mis luces y mis sombras,
a enseñarme a abrir mi corazón,
a pasar de lo sublime a lo ridículo, y al revés.
Tus enseñanzas son un tesoro.
Te tengo en mi corazón.
Gracias Maestro.
Buen viaje. Bidai on.”

Idurre Azkue Iruretagoiena

“La primera vez que vi un retrato de Claudio Naranjo,
sentí miedo…
su mirada era la de alguien que no se anda con chiquitas…
sino que mira directamente en la herida de cada uno.
Cuando por fin lo conocí 2 o 3 años más tarde fue como encontrarme con un niño entrañable, travieso y juguetón,
con el que mi niña resonaba de maravilla.
Más tarde lo sentí como un brujo que tiró fuerte de mi mano para encauzarme en mi verdadero destino y animarme a volver a danzar…GRACIAS

Después pasaron muchas cosas… pude amarle, venerarle, también pude odiarle y expresarle mi enfado…
Durante mucho tiempo me he sentido distante, pero nunca olvidare el efecto que su presencia
ha dejado y dejará en mi vida.

¡Ándate bien Claudio ahí donde estés!”

Ana Escoda

 

“El mundo del Eneagrama se ha quedado huérfano. Tuve la suerte de aprender con él y de él, verlo en acción, escucharlo contar sus historias, con ese humor cáustico que lo caracterizaba y que yo tanto apreciaba (porque quizás tengo el mismo humor).

Gracias a él, me surgió la semilla de una de mis grandes pasiones. Me quedó grabada su frase, cuando hice mi primer SAT, “Para llegar al cielo hay que pasar por el Infierno“, frase que repito en cada taller que doy, para incordio de algunos participantes que quieren aprender el Eneagrama “Pret-A-Porter” o que ya se consideran “iluminados”.

En sus SATS aprendí a meditar, a mirar para adentro (yo que siempre miraba para afuera), a descubrir quien realmente era, a pelar las capas de mi Ego como una cebolla y, sobre todo, aprendí que no tenía que ser guapo, brillante y exitoso y destacarme en todo para que la gente me quisiera. Que era valioso solo por SER yo mismo.  Y lo mejor, en los SATS -y a través de ellos- conocí gente maravillosa, mucha que aún sigue en mi vida. Los Sateros somos como una gran familia.

Un lujo haberlo tenido como Maestro, una tristeza que se haya ido cuando todavía tenía mucho que aportar. Seguirás vivo en nuestros corazones y en nuestras enseñanzas. Chapó, Maestro Claudio Naranjo. Descansa en Paz.”

Gonzalo Morán

 

“Y nuestro querido y amado maestro voló. Dejó este plano para habitar nuestros corazones.
Ha transformado de forma irrevocable mi vida y de tantos otros seres. ¡Me regaló una hermosa esposa, amigos y amigas de corazón grande y terapeutas de sabiduría profunda!
Gracias a su fe en la transformación del hombre, pude bajar del panteón de arena narcisista, indolora y estéril en el que me encontraba, para bailar en el barro junto con otros humanos.
Mucha gratitud por tanto.

Sigo con mis alas pequeñas, que ahora me permiten alzar pequeños vuelos por encima de mi miedo al dolor, y que ahora me dejan en la mano, recordando el abismo en el que me encuentro. En estos momentos, al cerrar los ojos y ver esa sonrisa sin mostrar los dientes de Claudio, estoy en paz, porque recuerdo que el abismo es infinito.

Maestro sin discípulos, gurú sin devotos, profesor sin alumnos, no midió esfuerzos para transmitir el mensaje de que estamos aquí para hacernos como individuos, en nuestra máxima potencia amorosa.
Encarnó la tradición búdica, la conciencia Cristo y nos dejó un legado vasto, profundo. ¡!Que tu baraka nos siga cubriendo! Gurú Gurú!”

Lucas Noura

 

“Querido Claudio.
Llena de dolor, tristeza y muchísimo amor, te deseo que tengas un dulce tránsito.
El recuerdo de tus sabias palabras, del calor de tu mano en la mía, de tus abrazos, de tu mirada, de tu sentido del humor y de tu insaciable sed de conocimiento, me acompañará en el resto de mis días.
Gracias de corazón, gracias por acompañarme con tanto amor a descubrir quién soy, gracias por verme y por confiar en mí, gracias por esos espacios de debate intensos durante tantos años sobre el Coaching y el Coaching Existencial.
Me llevo muchísimas cosas del camino compartido y tres firmes compromisos que responden a tus encargos.
Seguiré despertando consciencia y aportando luz en las organizaciones, profundizaré en el estudio del carácter en el marco del Coaching Existencial y escribiré sobre “el 8 bueno”. 
Gracias, gracias y gracias Claudio.
Buen camino Maestro.”

Nona Martin Falcon

 

“Fue la primera noche del Mundo sin ti. Y aun así estabas más que nunca en el mundo. Estabas en mis sueños en mis pensamientos y en todos los sueños y pensamientos de mis hermanos y de mis hermanas, unidos por ti en un camino que tiene un día de comienzo, pero que no tiene fin. Te he visto como una luz dorada en el mundo, como si ahora estuviera en todas partes. Desde luego estás en mi corazón, en mi mente, en mis recuerdos. He llegado a ti por casualidad. No buscaba un maestro, porque en los maestros no lo creía; sin embargo, desde el primer día en que me senté delante de ti comenzó un camino que me cambió, transformado, mucho más allá de lo que podía esperar imaginar o incluso soñar. Me enseñaste la responsabilidad, la compasión, la meditación, la música. A llorar y a reír. Qué es el ego, la neurosis, el carácter, la muerte. Pero también el dionisíaco, el sueño, el placer. Y el amor. Sobre todo el amor. No sería lo que soy hoy si no te hubiera conocido.

Me salvaste la vida, como un terapeuta salva la vida a un paciente, o un maestro a un discípulo: me diste las herramientas para ser consciente, para salvarme solo, que es luego la única verdadera vía de salvación. He hecho diez SAT contigo, un simposio, ya no sé cuántos cumpleaños u otros encuentros. He estado en retiro de meditación junto a ti, atravesando en diez días de silencio y música todos mis demonios y todos mis infiernos, hasta encontrarme y encontrar el lugar de la mente que buscaba desde hace décadas, ese claro en los bosques donde todo es Silencioso e iluminado.
Y una vez me acerqué a ti aterrorizada y tú me miraste a los ojos y me dijiste ” no hay nada de qué tener miedo. Nada.” Aquí está. Quiero recordarte así. Quiero imaginarte en otra parte. En otro punto de la ruta. En otra esfera.
Con tu hijo y todos tus seres queridos y hermanos y hermanas que te precedieron en ese otro lugar. Te veo vestido de blanco que con un ipod en la mano pon en música clásica y arrastras a todos, eres como un dios que hace el dj, y a veces se sienta en el piano y suena Brahms.

Lloro, te lloro, y me siento afortunado y agradecido, por haberte podido conocer y conocer y conocer la bendición de un verdadero maestro.
No te buscaba, pero te encontré.

Gracias, Claudio Naranjo, de cada palabra, de cada mirada, de cada regalo”.

Marco M. Lupoi

 

“Maestro admirado Mentor amado:
Dejas una matriz más calma
para el Mundo.

Vas abrazado ya sobre un eterno mar
de amor sin límite ninguno…
Amor que tanto, sin duda,
tu inquieta exploración
y tu sonrisa contagiosa han derramado.

Tú que atravesaste los desiertos
Tú que bajaste a la oscura noche
y retornaste sabio
Tú que cubriste el círculo completo
de pleno y con conciencia de la vida
en tu proceso…

Quisiste volver, inspirando,
a entregarnos el oro transparente
con que sanar las mentes
de un naufragio a la deriva.

Tú que has dejado un alma más pura
en lo común, brindando tu semilla
… mereces la paz que has otorgado
y el néctar maternal de lo divino.

Fundo y cedo mi llanto al océano infinito
de la serenidad y el contento que has labrado
y entre las olas de un cielo en altamar
volando va total tu inmensa luz
(Claudio, tocado por lo Humano, Ser Bendito)

Allá, donde el mar, el firmamento
y la tierra son lo mismo, inclino
ante ti mi Gratitud
desde el espacio más profundo.

Has tornado nuestras almas,
desnudado su verdad…
y aunque llore en lo pequeño,
ausente tu presencia, el corazón
… no hay orfandad!…
porque es tu legado un corazón mayor
en triple amor, amor rotundo…

Toca ahora continuar
Nos corresponde
cuidarlo y propagarlo,
desde tu generosidad
al bien del mundo.

Así nos instruiste en la amplitud
y así nos transmitiste
susurrante y directo
en los tiempos que ofreció
la intimidad.

Para ti toda meditación,
toda nuestra Ofrenda…

Y que una dulce balsa te mezca
en los brazos sagrados del Misterio
hasta otra orilla tierna
-que ya tan bien te amaba-
y descansar…
con un padre y madre y niño
en mismo abrazo eterno.”

Víctor Orive Voarte

 

También te puede interesar:

YA TENEMOS EBOOK: HAIKI, EN BUSCA DEL YO REAL (PARTE 1)

 

Idea y edición del post: Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó (Haiki)

Autora de portada: Marita Carmona

Serie: “Luz en los párpados”

www.maritacarmona.com

 

Y como siempre, si te gustó el post, estaría genial que lo compartas en tus redes sociales.

A su vez, si todavía no estás suscrito a nuestra Newsletter, te animamos a hacerlo en la casilla que tienes al terminar este artículo.

 

Haiki en Facebook, AQUÍ.

Haiki en Twitter, AQUÍ. @_Haiki

* Sobre Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó (Haiki):

Desde hace más de cinco años, nos dedicamos a ayudar a otros compañeros a tener una buena Identidad Digital, aumentar su visibilidad online y, en consecuencia, tener más oportunidades laborales. En el 2009 desembarcamos en la red y, desde entonces, no hemos dejado de formarnos y disfrutar de este maravilloso mundo.

Aunque de profesión original somos arquitectos, nuestro día a día se sustenta en tres pilares: la propia arquitectura, la Identidad Digital  (talleres offline + cursos online) y nuestro “mundo Haiki” (Gestalt, Sat, yoga, crianza consciente, artes marciales…).

Tagged with: ,
5 COMMENTS
  1. Toñi Maquirriain Leceta

    Gracias Haiki por tan bonita recopilacion .Comparto

  2. alessandra zuin

    Claudio no tuve la posibilidad de poderte conocer personalmente , pero me siento afortunada , onrada de poder haber coincidido en un cachito esta vida /tiempo contigo .
    Gracias por todo tu legado.
    Alessandra .

  3. Javier Guerrero

    Saludos amigos de Haiki, me gusta mucho lo que hacen aunque ha sido poco lo que he visto, siento su buena energía. Me enteré de ustedes curiosamente gracias a la triste partida del gran maestro Claudio. No se si este espacio sea para esto pero quisiera poner una nota de despedida: “Aunque no te conocí personalmente maestro Claudio, sé que mi deseo de búsqueda te atrajo entre los intrincados algoritmos de la web y desde el primer momento me resonaron tus conocimientos, que sentí especiales entre tantísima información que ha. Aun me siento apenas gateando los primeros centimetros de un larguísimo viaje de autoconocimiento y transformación, y agradezco infinitamente tu guianza virtual, la panorámica que obtuve de algunos de mis sucesos vitales gracias a tus enseñanzas sobre “el gran viaje”, pero especialmente tu humanidad como ejemplo amoroso que atravesaba pantallas hasta tocar mis emociones. Buen trascender maestro, feliz viaje a la luz”. Gracias Haiki :)

    1. admin

      Gracias, Javier por tus bonitas palabras.

  4. Mary Guzman

    Claudio
    Fuiste mi maestro en el silencio.
    Silencio, descubriendo el silencio.
    Trascendiendo los ilusorios ecos
    del ego humano.

Deja un comentario

RELATED ARTICLES
julio 2019
L M X J V S D
« Abr   Ago »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
Sígueme en Twitter

Introduce tu correo electrónico para suscribirte al blog de Haiki.

Back to Top