Haiki
No Comments 113 Views

Conociendo a Patricia.

Hoy tenemos el placer de compartir con vosotr@s una nueva entrevista realizada  a compañer@s sater@s.

En este caso, Patricia se anima con la entrevista y a buen seguro que sus valientes respuestas os van a gustar mucho.

1 ¿Qué es para ti la auténtica felicidad?

Confiar en el recuerdo de sí… Hallar la fuente interna, beber de sus aguas y sentirse colmada. Compartirlas… ¡Y mucha PAZ en derredor!

2_ Cuéntanos cómo fueron los patrones básicos de conducta de tu infancia.

Me hice mayor antes de tiempo. Aprendí a ser responsable, correcta y a hacer las cosas bien y sin ayuda. No quería molestar, hacer enfadar a mis padres o sumar más problemas a los ya percibidos en una familia de cinco hermanos. Sentía mucho amor y lealtad a mi padre que mostraba un cariño especial por mí y mucho miedo de su autoridad violenta que se manifestaba en tonos, silencios, palabras y acciones. He crecido en un estado de preocupación y ansiedad casi constantes. También sentía que, tenía que ayudar a mi madre, proteger a mi hermana… y lo hacía.

3_  ¿Cómo ha sido tu camino de crecimiento personal?

He sido siempre una persona con muchos intereses, activa, buscadora y ávida de saberes y aprendizajes con los que sentirme más completa y preparada, lo que me convirtió en cursillista de profesión, scout de libro, voluntaria ejemplar y delegada durante años… Me decanté por estudios y trabajos del ámbito social y humano como educadora social, pedagoga y psicóloga.

El escultismo y rodearme de personas de mayor edad y experiencia que me acompañaron durante mi adolescencia y juventud fueron determinantes en mi crecimiento y visión del mundo.

Del encuentro de educación de la Fundación Claudio Naranjo (FCN) aterricé en el SAT donde me di cuenta de mi necesidad y mi deseo de trabajar el cuerpo y ahondar en lo terapéutico. Me formé entonces en el Sistema Río Abierto y como terapeuta gestalt con la EMTG. Experiencias muy ricas y transformadoras; claves en mi proceso y vivencia actual. Inicié terapia individual. Además, estoy vinculada y comprometida con las Comunidades de Educación Integradora de la FCN.

Aunque soy más selectiva y sé que la fuente se encuentra cerca, en el jardín de mi casa, paso épocas muy descentrada buscando fuera.

4_ ¿Cuáles han sido las herramientas terapéuticas que más te han servido y por qué?

Las relacionadas con lo corporal. Me facilitan recuperar y habitar mi cuerpo como territorio basto de conciencia, disfrute, expresión del Ser y libertad primera. Canalizan mi energía. Me embellecen. Puedo trascenderme y tocar lo divino a su través. Parafraseando una frase bíblica, el cuerpo es para mí el “Camino, la Verdad y la Vida”, ja, ja…

Otra gran herramienta que me hace mucho bien es la meditación, ese silenciamiento interno que me ayuda a profundizar en mi autoconocimiento y a percatarme de la vorágine de pensamientos que me invade a diario. Y éstas no sé si entran en el rango propuesto, pero subir montañas, bañarme en lagos y dormir al raso, ya sea sola o en buena compañía, me conectan con lo esencial y me aportan mucho descanso y plenitud.

5_  Si nos centramos en el eneagrama, ¿cuál dirías que es su mayor potencial? Te animarías a contarnos en qué eneatipo te sitúas y qué es lo que más te identifica con él.

Del potencial del eneagrama que respondan mejor quienes lo conocen en mayor profundidad. En mi caso, me he ido moviendo por varios números y aún a veces no acabo de sentirme plenamente representada o legitimada en ninguno. Actualmente, me sitúo en el E1 del que me resuenan aspectos como el perfeccionismo, la pulcritud en el lenguaje, un tono que puede resultar vehemente y moralista. Querer ser buena persona. La predisposición a la acción. Miedo a equivocarme. Tener un juez interno duro y exigente. Y una esencia salvaje y libre bajo una imagen de corrección.

6_ ¿Cómo ha influido tu transformación personal a la hora de afrontar el amor?

En primer lugar he podido tomar conciencia de la falta de amor que me profeso y de cómo eso empobrece y dificulta mis relaciones y mi cotidiano llenándolo de deberías, juicios e insatisfacciones. Afortunadamente, el proceso ha traído ante mí a mi niña herida y vulnerable y las herramientas para poder abrazarla de a ratitos.

En el camino de la aceptación propia y ajena veo también al otro y todavía me cuesta amar, dejarme amar y entregarme sin reservas.

7_ ¿Cuál de los tres amores (admirativo, compasivo y dionisiaco) de los siempre hablaba Claudio te resulta más sencillo y cuál más complicado?

Suelo dejarme para el final y, pese a mi gran potencial de disfrute, doy menos espacio a lo dionisiaco de lo que me gustaría o me vendría bien. Tengo una fina sensibilidad para apreciar la belleza, el trabajo bien hecho, la capacidad del otro, lo sutil y lo sublime de la vida, lo espiritual, el misterio… aspectos que yo identifico con el amor admirativo, el más desarrollado en mí.

8_ ¿Qué fortalezas personales se ponen de manifiesto en tu día a día laboral?

Me entrego en cuerpo y alma, a veces, sin medida, más allá de lo saludable. Me preocupo y me lo tomo demasiado en serio. Cuido el detalle. Estoy. Desde una visión amplia, sistémica e integrativa pongo el carácter al servicio de lo profesional y, ahí, se manifiestan mi capacidad, mi sentido de la responsabilidad, mi facilidad para comunicar, para generar orden y estructura, confianza… Intentando ofrecer o alentar lo que yo creo que se necesita, busco, leo, pregunto, me formo… Hay un ideal de mejora propia, ajena y del sistema, algo que a veces facilita y otras entorpece.

9_  Si no necesitarás el dinero para vivir ¿Qué te gustaría hacer en los próximos tres años? Y si sólo te quedasen tres meses de vida ¿qué harías?

¿Llevaría una vida muy distinta? Bueno… hay en mí un anhelo de farándula, de ser parte de la troupe, de actuar y bailar… En realidad, no siento que sea la cuantía de dinero lo que ahora mismo limita mis deseos más profundos… ¿Sabes qué me gustaría? Llevarme a mis sobrinos y a Viggo Mortensen a vivir entre montañas para replicar en versión española, extendida y mejorada la entrañable y esperanzadora Captain Fantastic.

Y si me quedaran tres meses, solo cabría dejar de trabajar, cerrar asuntos inconclusos, sobremesas, días de monte, agradecer y despedirme. Pero así, entre nosotros,… no quiero morirme todavía.

10_ Cuéntanos algo de tus aficiones y/o hobbies… Recomiéndanos un libro y un disco.

Las nucleares se deducen de lo ya escrito…

¡Libros!… ¡Tengo cinco abiertos en estos momentos! Por ejemplo dos novelas y un ensayo leídos este curso, “Las ganas” y “Los asquerosos”, ambas de Santiago Lorenzo y “Eros: poética del deseo”, de Anne Carson.

Me gusta mucho Silvio Rodríguez y son deliciosas las composiciones de Shigeru Umebayashi.

Tagged with:

Deja un comentario

RELATED ARTICLES
octubre 2019
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Sígueme en Twitter

Introduce tu correo electrónico para suscribirte al blog de Haiki.

Back to Top