Haiki
No Comments 94 Views

CONOCIENDO A  FERNANDO MOREL.

 

Como cada fin de semana ya estamos aquí para conocer un poco más a nuestros amigos sateros. Hoy tenemos el lujo de saber un poquito más de Fernando Morel.

Nos cuenta cómo ha ido dejando atrás el sufrimiento y a aprendido a quererse más y, desde ahí, poder amar a los demás. Y no os perdáis su reflexión sobre la música y su proceso terapéutico. Una delicia de respuestas que seguro que te interesarán.

1_  ¿Qué es para ti la auténtica felicidad?

Al leer la pregunta me ha venido una frase que le escuché a Claudio Naranjo: “Ser feliz a pesar del sufrimiento”. En esta época de mi vida yo me veo en esto, sosteniendo los arreones de mi carácter y siendo capaz de disfrutar de estar vivo.

En ocasiones la angustia me invade. En otras, he podido parar, respirar y sentir la alegría de vivir. Me encanta cuando puedo conectar con esto…

La felicidad para mí tiene que ver con bailar con estas cosas y hacer de mi vida una aventura lo más interesante posible.

Voy dando pasos en el  aceptarme como soy. Cuando no hay pelea dentro de mí, puedo identificar un estado en el que siento que “todo está en su sitio”,  que la vida fluye. Ahí yo me siento feliz.

La felicidad es, tal como yo la vivo ahora, ser consciente del camino que quiero recorrer y atreverme a recorrerlo.

 

2_ Cuéntanos cómo fueron los patrones básicos de conducta de tu infancia.

Me recuerdo como un niño bueno y obediente. Mi padre me daba miedo y la mejor manera de no tenerle cabreado era ser “buen chico”.

 

3_  ¿Cómo ha sido tu camino de crecimiento personal?

Con 21 años tuve una crisis y fue lo suficientemente fuerte como para plantearme ir a terapia. Superé la barrera del juicio a “ir al psicólogo” y ese acto me salvó la vida. Al principio pensaba: Joder, tan joven y ya en un psicólogo…Hoy bendigo ese día.

Ahora tengo 20 años más y siento que a base de compromiso, responsabilidad, perseverancia y valentía estoy en un lugar más sano, donde me voy tratando mejor y consigo disfrutar, cada vez más, de andar por este mundo.

Me siento un guerrero. Me gusta ver mi proceso personal, como alguien que tiene el valor de afrontar sus asuntos con todas las ganas de ganar un poco más de espacio, de ganarle terreno al sufrimiento de mi carácter.

 

4_ ¿Cuáles han sido las herramientas terapéuticas que más te han servido y por qué?

He hecho muchos años de terapia gestáltica y ha sido como picar piedra, poner luz a aquello que estaba en punto ciego. El trabajo de reconocer e identificar lo insano es un proceso lento y a medida que voy cogiendo experiencia en eso de mirarme voy viendo cosas cada vez  más sutiles. Ir a terapia en los últimos años se ha convertido en un volver a mirar aquello donde me trabo como si fuera un cuadro: en cada nueva pasada consigo ver un nuevo detalle que me acerca más a un entendimiento de las cosas que me suceden y me hacen sufrir. Conseguir ver mis bloqueos con más perspectiva y mayor comprensión me hace sufrir menos. Me calmo más.

Una herramienta concreta que me sirve en mi vida diaria es identificar mis polaridades. Poder ser consciente de cómo me trato cuando me pongo en ese juez-torturador y de cómo se revuelve el niño herido, bien sea arrugándose o rebelándose. Poner conciencia de estos mecanismos me da la oportunidad de poder reaccionar y colocarme en esa parte de mí más sana y que es capaz de situarse en un lugar de mayor equilibrio.

Han sido varios los trabajos que he experimentado con el fin de cuidarme e ir un poco más allá, pero sin duda el trabajo lento y permanente durante años de la terapia individual ha sido clave para sentirme en un lugar más saludable.

Mi formación de Terapia Gestalt me dio mucha claridad sobre mi neurosis. En el trabajo grupal las devoluciones de los compañeros y terapeutas ampliaron mucho mi darme cuenta.

La experiencia en constelaciones familiares me ayudó a destrabar nudos que se crearon a partir de mi relación parental, me dieron compresión y apertura emocional. Algo parecido me paso con el Fisher Hoffman. Considero que ambos trabajos han sido importantes para hurgar en las cosas que ocurrieron en mi familia.

El Proceso SAT, que lo siento como un bombardeo en masa al ego…jajaja, está siendo otro de los trabajos importantes de mi vida, de los que marcan un antes y un después. Sería largo de contar todo lo que ha sucedido durante los tres módulos y Protoanálisis. En este proceso descubrí escenas de la infancia que fueron el origen de patrones de conducta neuróticos y que son automatismos todavía a día de hoy. Lo que cambia es que me suelo dar cuenta antes y la neura suele durar menos tiempo. Gracias Claudio y gracias a todos los que formáis parte del Proceso Sat.

Y una de las herramientas terapéuticas más importantes para mí ha sido la música. Soy músico y es otra herramienta que siento que me salvó la vida. La música ha sido y es la puerta al mundo de sentir las emociones. Sin ella creo que me hubiese convertido en un tullido  emocional. El hecho de haber tenido una educación musical desde pequeño ha hecho que la música se convierta en un recurso natural para acceder a poner verdad en aquello que siento de corazón, que para una persona tan racional como yo esto es oro puro.

Tengo mi propia biografía musical, es aquella música que he ido registrando a lo largo de la vida y que es acceso directo a lo sagrado que siento en mí. Son muchas las ocasiones en que la música me ha servido de desatascador y purgante emocional. He sentido con la música momentos donde experimento sensaciones que no son comunes en mi día a día, sensaciones distintas. Me es difícil explicarlo con palabras pero diría que en ocasiones he tenido contacto con sentirme en éxtasis.

 

5_  Si nos centramos en el eneagrama, ¿cuál dirías que es su mayor potencial? Te animarías a contarnos en qué eneatipo te sitúas y qué es lo que más te identifica con él.

Para mí el eneagrama es un mapa. Me ha dado la oportunidad de verme más claramente desde fuera y, por lo tanto, de tener oportunidad de reaccionar ante mis mecanismos neuróticos. Con los años, las publicaciones de Claudio y los testimonios escritos de personas que han ido un poco más allá en el carácter donde yo me coloco me han dado más y más información. Leer ciertas vivencias de otros me ha ayudado a ver y reconocer que “eso” también me pasa a mí. El eneagrama pone luz y me sirve como sendero a atravesar si quiero ir un poco más allá. Atravesar ciertos lugres del camino es difícil pero siento de verdad que “no quedan más huevos” si quiero tener algo más de paz.

Me sitúo en el seis social y me identifico con el miedo, con la amenaza que supone estar en este mundo, con tantos peligros, con la falta de fe en mí y en los demás, en el exceso de preocupación por ponerme en  futuros catastróficos, en la sobreexigencia, en ser mi peor enemigo, también en ser rígido en cuanto a cómo deben ser las cosas donde confundo mis valores con “mis deberías”, en el juicio hacia mí y hacia los demás. Por supuesto me identifico con la ansiedad, con la duda, con la paranoia y la obsesión, con la alergia a la equivocación…vamos, que no me aburro jejejeje.

 

6_ ¿Cómo ha influido tu transformación personal a la hora de afrontar el amor?

En cuanto al amor, el ser más compasivo conmigo hace aliviar sufrimiento. Es un amor que necesito cultivar. Tratarme mejor, con más cariño, con más comprensión. A medida que voy dando pasos en esto me pongo más en contacto con la alegría de vivir, de compartir, de tener mayor empatía con los demás, de estar más para el otro de verdad. Mucho de lo que me ocurre tiene que ver con la falta de amor hacia mí mismo. Cuando consigo equilibrar esto, mi visión y mi presencia es distinta. Cuando puedo darme amor puedo dar a los demás. Cuando no puedo tratarme con amor, bastante tengo con aguantar el chaparrón.

 

7_ ¿Cuál de los tres amores (admirativo, compasivo y dionisiaco) de los siempre hablaba Claudio te resulta más sencillo y cuál más complicado?

El más sencillo el admirativo y en cuanto al más complicado tengo dificultad para decidirme entre  el dionisiaco y el compasivo.

 

8_ ¿Qué fortalezas personales se ponen de manifiesto en tu día a día laboral?

Soy responsable, comprometido, disciplinado, perseverante y ambicioso en cuanto a querer ir un  poco más allá en lo que hago. Este hambre de querer ir más allá me ayuda a atravesar el miedo que me supone estar en un escenario.

 

9_  Si no necesitarás el dinero para vivir ¿Qué te gustaría hacer en los próximos tres años? Y si sólo te quedasen tres meses de vida ¿qué harías?

Viajar. Me encantaría conocer más mundo. Llevaría adelante proyectos musicales que me apasionen.

Y si solo me quedaran tres meses de vida trataría de pasar el máximo tiempo posible con los míos disfrutándolos al máximo y organizaría un macrofiestón  donde volverme completamente loco jejejeje.

 

10_ Cuéntanos algo de tus aficiones y/o hobbies… Recomiéndanos un libro y un disco.

Me gusta juntarme con mis amig@s para  comer, cenar, en definitiva compartir el tiempo con ellos.

Me gusta el deporte, algo que últimamente he dejado de lado.

Me encanta el cine.

Y, por supuesto, me encanta la música que, aparte de ser mi profesión, es mi gran afición, lo cual hace que me tenga que andar con mucho cuidado. Ya que, en mi profesión, es muy necesario saber descansar y hacer otras cosas.

Un libro… La vieja sirena de José Luis Sampedro y de disco recomiendo cualquiera de los del Kanka.

 

Descripción de mi actividad profesional:

En la actualidad soy clarinetista en la Banda Municipal de Santander la cual es mi principal actividad profesional. En el ámbito instrumental he colaborado con diferentes agrupaciones profesionales a lo largo de mi carrera como la Banda Sinfónica de Madrid o la Orquesta Sinfónica del Infantado de Guadalajara.

Durante este último año, he formado parte de la ópera de cámara para clarinete y actriz “Erase una vez un trozo de madera” basado en las aventuras de Pinocho y en el texto original de Collodi. Fue estrenada  en España en Marzo 2019 en el Palacio de Festivales de Santander. Esta obra está en estos momentos en cartel recorriendo los diferentes teatros de la geografía española bajo la producción y dirección de Quasar Teatro y que lógicamente os recomiendo que vayáis a ver si aterriza en vuestra ciudad.

Os dejo enlace del video promocional por si a alguien le pudiera  interesar https://youtu.be/IN0a3P7oPoY.

En cuanto a mi experiencia docente he sido profesor de clarinete en la Red de Escuelas de Música del Ayuntamiento de Madrid, profesor de clarinete en el Conservatorio Profesional “Adolfo Salazar” y profesor de música en Educación Secundaria en el Instituto “El Salvador” de Leganés (Madrid).

 

También te puede interesar:

YA TENEMOS EBOOK: HAIKI, EN BUSCA DEL YO REAL (PARTE 1)

 

Autores del post: Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó (Haiki)

Y como siempre, si te gustó el post, estaría genial que lo compartas en tus redes sociales.

A su vez, si todavía no estás suscrito a nuestra Newsletter, te animamos a hacerlo en la casilla que tienes al terminar este artículo.

Haiki en Facebook, AQUÍ.

Haiki en Twitter, AQUÍ. @_Haiki

* Sobre Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó (Haiki):

Desde hace más de cinco años, nos dedicamos a ayudar a otros compañeros a tener una buena Identidad Digital, aumentar su visibilidad online y, en consecuencia, tener más oportunidades laborales. En el 2009 desembarcamos en la red y, desde entonces, no hemos dejado de formarnos y disfrutar de este maravilloso mundo.

Aunque de profesión original somos arquitectos, nuestro día a día se sustenta en tres pilares: la propia arquitectura, la Identidad Digital  (talleres offline + cursos online) y nuestro “mundo Haiki” (Gestalt, Sat, yoga, crianza consciente, artes marciales…).

Deja un comentario

RELATED ARTICLES
febrero 2020
L M X J V S D
« Ene   May »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
242526272829  
Sígueme en Twitter

Introduce tu correo electrónico para suscribirte al blog de Haiki.

Back to Top