Haiki
No Comments 243 Views

CONOCIENDO A  JUAN MARTÍNEZ

 

Ya estamos de vuelta con una nueva entrevista a un compañero satero. Muchas veces nos decís que esta sección es una de vuestras preferidas y de las que más se puede aprender. Y es cierto, escuchar de primera mano la experiencia vital de gente que está en el mismo proceso es todo un privilegio.

Por nuestra parte, no podemos estar más agradecidos a l@s amig@s que se van dejando liar. Sabemos que no fácil y responder las preguntas un gran acto de generosidad.

Así que, hoy las gracias van para Juan Martínez. A buen seguro que te encantan sus respuestas.

1_  ¿Qué es para ti la auténtica felicidad?

Realmente no creo tener una clara y única definición acerca de lo que es la auténtica felicidad. Para mí se traduce en un estado de paz-tranquilidad que me facilita el estar presente en el aquí y ahora. Este estado lo experimento, algo que ha ido apareciendo después de un trabajo profundo de autoconocimiento, en esos momentos en los que aflojo mis defensas y entro en confianza al contacto con el otro o conmigo mismo, contacto íntimo y que acepta todo lo que hay, sin rechazar la experiencia, con presencia y sin la necesidad rescate alguno.

 

2_ Cuéntanos cómo fueron los patrones básicos de conducta de tu infancia.

Soy el sexto y último hijo, en tan sólo diez años habíamos nacido todos. Desde muy temprano interpreté que en ese espacio no había mucho para mí y que la atención y el afecto era más fácil obtenerlo fuera que dentro de la familia.

Así que, desde bien pequeño solía andorrear por el pueblo, y estar en contacto con otra gente. Un patrón básico era el de no generar problemas a la familia; así que, rápidamente, se abrían dos mundos y formas de estar diferentes. Por un lado, en la familia mostrando ser el niño bueno, obediente y que no hace ruido, y fuera con ganas de experimentar y explorar la vida.

Otro patrón presente en la infancia, y más allá, fue el de no expresar y evitar que se viera mi deseo, construí un vínculo entre el deseo y la vergüenza.

 

3_  ¿Cómo ha sido tu camino de crecimiento personal?

Siento que desde pequeño ya veía que mi mundo interno no se correspondía con lo externo que percibía, que de alguna manera sentía que no encajaba. Fue en 2006 cuando llegó a mis manos el libro de R. Sharma “El monje que vendió su ferrari”, un libro de autoayuda que a mí me ayudó a tomar conciencia de la crisis existencial que estaba viviendo. A esto se le sumó la gestación de mi primer hijo que hizo que se tambaleara y finalizara mi relación de pareja, siendo a partir de ese momento cuando tuve mi primer contacto con la terapia. En ese momento mi vida se podía calificar de ideal desde la mirada externa, Ingeniero y empresario con éxito en los negocios que gestionaba, con casa propia, apartamento en la playa, una mujer guapa y funcionaria del estado, salud física y un recién nacido encantador. Pero, internamente, la insatisfacción había ido creciendo año tras año, haciéndose cada vez más asfixiante porque dónde pensaba y buscaba satisfacerla no lo conseguía. Me sucedía y obtenía aquello que deseaba pero la insatisfacción siempre me acompañaba. En ese tiempo, mi hermana Nati estaba haciendo la formación en Constelaciones familiares y me animó a ir a un fin de semana y probar. Era algo totalmente nuevo para mí y, realmente, no tenía ni idea de a lo que iba. En ese fin de semana participé en al menos 16 constelaciones como representante además de ver la mía propia. Fue desde ahí cuando pase por terapia Gestalt y me ayudó a tomar conciencia y responsabilidad acerca de mi propia vida. Notaba que cuando dejaba el acompañamiento personal poco a poco mi vida tendía a lo inicial, como si no tuviera fuerza ese aprendizaje que iba obteniendo. Así fue que inicié la formación Gestalt en Nahual (Jaén) y como buen goloso inicio también a la par el programa SAT de Claudio Naranjo. Fueron unos 5 años de trabajo personal intenso y con entrega profunda. De muchos insight que me fueron llevando a un encuentro compasivo hacia mis padres en un principio y después hacia mí. El fruto sería algo así como encontrar un espacio y forma de estar en paz con lo que uno es. El ir dejando armas y defensas en el camino permitió que emergiera el principal asunto que no pude digerir en la infancia, y que gestioné tratando de olvidar, pero que me condicionó mucho más de lo pensado en los siguientes años de vida. Al poder ver de frente este asunto se abría ante mí la vida y se terminaba de colocar la pieza que me mostraba mi trayectoria seguida y le daba todo el sentido a que hubiese sido así.  Tras esto me fue abriendo y experimentando una visión más amplia del ser, que además de incluir al otro, incluía la vida en su totalidad, y ahí parecía que todo encajaba mucho más.

 

4_ ¿Cuáles han sido las herramientas terapéuticas que más te han servido y por qué?

Creo que fueron todas las que, con más o menor profundización, me han ido facilitando el proceso y aportando en mi caminar. El camino comenzó con la terapia individual con Paco Herrera, Centro Nahual. En ese momento sin saberlo, me subía al tren de la Gestalt, y mucho más. Destaco la formación Gestalt y el proceso SAT como los verdaderos catalizadores de mi transformación interna.

El SAT resultó muy potente para mí ya que el hecho de estar 10 días de trabajo intenso y profundo, hacía que siempre pudiera rendirme y entrar a capas más profundas, ampliando la conciencia sobre mi procesar interno. También, reconozco que mi propósito era el de jugarme y aprovechar la oportunidades que vivía como un oasis en el desierto.

El teatro con Consuelo Trujillo me traspasó y rompí límites personales. El trabajo de parentales con Jorge Llano fue un antes y después en la relación interna con mi padre y madre. El movimiento espontáneo, con Ginetta y Waksman, me fue permitiendo dar espacio a la pulsión interna, a escucharla, validarla y seguirla. El integrar la meditación en mi vida también ha sido de ayuda al proceso, ya que es un lugar o forma de aquietarme cuando ando sin norte y de recordarme lo importante que es estar presente y no abandonarme a mí mismo.

Respondiéndote ahora me doy cuenta de que la principal herramienta de transformación la encuentro en lo relacional, en poder haber fraguado encuentros desde la máxima honestidad, intimidad y vulnerabilidad con mis compañeros de formación gestalt y de los tantos que me he ido encontrando en los diferentes SAT. Ahí creo que, puedo beber de la confianza del otro y sentirme confiado yo, algo que hace que se esfume la insatisfacción de la que hablaba antes.

En los tres últimos años también estoy bebiendo y nutriéndome de sabiduría ancestral chamánica y de experiencias con plantas sagradas al otro lado del charco.

 

5_  Si nos centramos en el eneagrama, ¿cuál dirías que es su mayor potencial? Te animarías a contarnos en qué eneatipo te sitúas y qué es lo que más te identifica con él.

El mayor potencial que yo le veo al eneagrama es la posibilidad que permite, en el trabajo del SAT, poder identificar el carácter y cómo este nos dificulta en la relación con el otro y con nosotros mismos, cómo nos limita y cómo impide que podamos estar en confianza con la vida, en la entrega. El simple hecho de darnos cuenta y poner atención a esto ya hace que pierda fuerza y automatismo.

Yo me ubico en el 7 social. Para mí, lo que más me identifica del 7 social, además del espíritu soñador, es el SACRIFICIO como Claudio Naranjo lo nombra. Muy en el interior siento que he de pagar un precio o una renuncia para ir a lo que deseo o quiero, y es algo que me acompañará toda mi vida.

 

7_ ¿Cuál de los tres amores (admirativo, compasivo y dionisiaco) de los siempre hablaba Claudio te resulta más sencillo y cuál más complicado?

No siempre me ha sido fácil ver esto con claridad. El compasivo es el que realmente me suponía mayor dificultad y que al darle espacio ha supuesto un estar en la vida mucho más profundo, presente e intenso. El dionisiaco, aunque no mostrándolo abiertamente, ha sido el más sencillo o presente en mí. En la actualidad siento equilibrio en los tres amores internos.

 

8_ ¿Qué fortalezas personales se ponen de manifiesto en tu día a día laboral?

Mi capacidad de ver oportunidades y formas de hacer diferente, así como el generar contactos o puentes entre personas que generan sinergias.

El cultivo del amor admirativo también me ha permitido poder trabajar en equipo reconociendo los talentos del otro sin que esto suponga una infravaloración propia, así como a reconocer las limitaciones o puntos flojos de uno mismo.

 

9_  Si no necesitaras el dinero para vivir ¿Qué te gustaría hacer en los próximos tres años? Y si sólo te quedasen tres meses de vida ¿qué harías?

Si fuesen tres años viajaría para mostrar a mis hijos e hija diferentes culturas y formas de vivir con respeto y entre iguales  y con la naturaleza. Me encantaría que pudieran convivir con diferentes mundos y nutrirse de ello. Después haría lo del siguiente párrafo.

En el caso de los tres meses de vida los dedicaría a resolver los asuntos pendientes si los hubiera, y a ir ralentizando la vida. Me desprendería de objetos, aligeraría el equipaje y buscaría encuentros profundos con los seres queridos. No perdería el tiempo en banalidades. Me prepararía para el tránsito con alguien que pueda acompañarme.

 

10_ Cuéntanos algo de tus aficiones y/o hobbies… Recomiéndanos un libro y un disco.

El autoconocimiento y la búsqueda se han convertido en mi mayor hobbie, al que le dedico tiempo y dinero y que considero una gran inversión de vida. Después de una intensa vida de aficiones, ahora es bastante simple en ese sentido. El año pasado cultivé un huerto por primera vez y fue una experiencia interesante, que también me la llevo al autoconocimiento. Es fascinante ver el proceso evolutivo de las plantas, acompañándolas, cuidándolas y facilitándoles el crecimiento.

Recomendable para cultivar la paciencia.

El libro que recomiendo es “El trauma de la vida cotidiana” de Mark Epstein y que leí el pasado verano gracias a la recomendación de mi amigo David Marín y que me fascinó su lectura.

 

Más sobre nuestra protagonista:

Profesionalmente trabajo por cuenta propia, como formador en www.latararasi.com, plataforma para el acompañamiento al docente de la que soy cofundador e imparto la parte de desarrollo humano en los diferentes programas que venimos desarrollando. Desde aquí, me gustaría recomendar que vean el documental “La semilla del cambio”.

También, y todavía, compagino parte de mi trabajo como Ingeniero Acústico, aunque cada vez con menos presencia ya que la energía está puesta en mi desarrollo laboral desde el ámbito terapéutico y formativo.

También te puede interesar:

YA TENEMOS EBOOK: HAIKI, EN BUSCA DEL YO REAL (PARTE 1)

 

Autores del post: Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó (Haiki)

Y como siempre, si te gustó el post, estaría genial que lo compartas en tus redes sociales.

A su vez, si todavía no estás suscrito a nuestra Newsletter, te animamos a hacerlo en la casilla que tienes al terminar este artículo.

Haiki en Facebook, AQUÍ.

Haiki en Twitter, AQUÍ. @_Haiki

* Sobre Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó (Haiki):

Desde hace más de cinco años, nos dedicamos a ayudar a otros compañeros a tener una buena Identidad Digital, aumentar su visibilidad online y, en consecuencia, tener más oportunidades laborales. En el 2009 desembarcamos en la red y, desde entonces, no hemos dejado de formarnos y disfrutar de este maravilloso mundo.

Aunque de profesión original somos arquitectos, nuestro día a día se sustenta en tres pilares: la propia arquitectura, la Identidad Digital  (talleres offline + cursos online) y nuestro “mundo Haiki” (Gestalt, Sat, yoga, crianza consciente, artes marciales…).

Deja un comentario

RELATED ARTICLES
febrero 2020
L M X J V S D
« Ene   May »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
242526272829  
Sígueme en Twitter

Introduce tu correo electrónico para suscribirte al blog de Haiki.

Back to Top