Haiki
No Comments 117 Views

CONOCIENDO A TANIA CAVADA

Y ya estamos aquí con una nueva entrega de nuestra querida sección en la que amig@s sater@s nos cuentan su proceso vital.

Hoy tenemos la suerte de poder saber un más sobre Tania Cavada. ¿Nos acompañas?

  1. ¿Qué es para ti la auténtica felicidad?

En mi caso está teniendo que ver con la aceptación. Durante muchos años me he pasado la vida buscando algo que no sabía lo que era, pero que respondía a una insatisfacción muy fuerte por la que nunca nada era suficiente. Una gran carrera de fondo sin meta que me ha llevado a ir constantemente por delante de la vida guiada por la desconfianza en la propia vida.

Gracias al proceso de crecimiento personal he llegado al lugar de la aceptación y confianza que me produce mucha calma, porqué las cosas están bien como están.

Voy consiguiendo que me calé el mensaje de que no hace falta que me ocupe de nada, más bien de vivir lo que hay. Desde ese lugar, nace una sobriedad energética que me produce mucha felicidad y plenitud, y descanso. En definitiva, la felicidad tiene que ver con esos momentos en los que consigo el simple hecho de vivir, vivir lo que hay.

 

  1. Cuéntanos cómo fueron los patrones básicos de conducta de tu infancia.

Siento que hay dos infancias muy diferenciadas marcadas por la muerte de mi padre y su madre, mi abuela, en dos años. En una primera fase, fui la primera hija y la primera nieta para mis abuelos. Una niña impulsiva, muy necesitada de la mirada de todos, insaciable, lo quería todo, caprichosa, espontánea, ruidosa en la búsqueda de ser vista. Enamorada de mi padre y buscando a mi madre constantemente. Después apareció la exigencia, un juez interno que necesite para sobrevivir a la falta de figuras paternas, y el no necesitar a nada ni a nadie.

 

  1. ¿Cómo ha sido tu camino de crecimiento personal?

Llegué a la terapia Gestalt hace 11 años gracias a una amiga que me habló de ella como una corriente centrada en “cerrar esas puertas que no conseguimos cerrar”. En aquel momento después de haber pasado psicólogos y psiquiatras en la adolescencia sentía que tenía muchas “puertas sin cerrar” y alguna ventana también, y le pedí que me pasará algún contacto y ahí comencé con la terapia individual.

Desde la terapia, llegué primero al SAT por invitación de mi terapeuta, Pasquale Centro, y después al Fischer. Por último, hace como unos 4 o 5 años de nuevo Pasquale me sugirió entrar en un grupo terapéutico. Me negué diciéndole que no me apetecía hacer un grupo y el me señaló que llevaba haciendo grupos desde que comencé el SAT. Qué bueno ha sido tener un maestro que me ha acompañado en el camino ayudándome a ver mis propias limitaciones. Después del grupo, llevaba un tiempo dándole vueltas a hacer la formación en terapia Gestalt y en unos meses termino la formación en la Escuela Madrileña.

 

  1. ¿Cuáles han sido las herramientas terapéuticas que más te han servido y por qué?

Todo el trabajo corporal que he hecho me golpea la consciencia con tal rotundidad que no tengo manera de cuestionarlo o racionalizarlo y, al mismo tiempo, en mi experiencia ha tenido una sutileza en la forma de presentarme los “insights” que me seduce y esto es importante a la hora de integrarlo y de darle continuidad.

 

  1. Si nos centramos en el eneagrama, ¿cuál dirías que es su mayor potencial? Te animarías a contarnos en qué eneatipo te sitúas y qué es lo que más te identifica con él.

Creo que el potencial no está tanto en el eneagrama per se, como en el caso del proceso SAT. El eneagrama es como una piedra preciosa en bruto y en el proceso SAT Claudio Naranjo con sus equipos, la pulió para que podamos llegar al conocimiento personal tan profundo y desde facetas o perspectivas tan diferentes, que, aunque curiosamente te llevan al mismo sitio, nos dan una perspectiva primero personal y luego de las relaciones con los demás que me han dado una libertad que desconocía.

Hace no mucho leía en mis cuadernos del Introductorio y ya andaba a cuestas yo con los mismos líos que ahora. A lo largo del proceso SAT vas dando cada vez más profundidad a ese conocimiento de ti mismo y personalmente he llegado a una claridad con respecto a los patrones, creencias, al carácter, etc…que, a veces, de tan clara me ha costado sostenerla. Por último, gracias al proceso SAT he podido relacionarme y vincularme con el otro desde la compasión. Todos hemos pasado por el mismo proceso de construcción de un ego, de una máscara, por pura supervivencia.

 

Por mi parte he realizado el trabajo desde el dos, primero en el social y después en el sexual-social. Creo que ambos subtipos están muy parejos, y desde el punto de vista de proceso trabajar desde ambas perspectivas me ha completado mi propia experiencia. A pesar de que durante algún tiempo sentía que tenía que “tener claro” cual era mi subtipo, como si al no hacerlo, me faltará algo en el proceso.

 

  1. ¿Cómo ha influido tu transformación personal a la hora de afrontar el amor?

El amor, fue el motor de mi vida y lo que guiaba mi camino y desde que comencé mi proceso, por un fracaso sentimental, tras haber enlazado relaciones una detrás de otra desde la adolescencia, prácticamente no he tenido relaciones sentimentales.

Mi proceso me ha llevado a poder alejarme del amor romántico como el único camino de una existencia plena, he podido trabajar un proceso de individuación, ir descubriendo quién soy más allá del otro, qué quiero, que me gusta. Viajar sola, ir al cine sola e incluso salir a cenar conmigo misma. Cada día aprecio más la soledad.

Sigo trabajando la paciencia, la escucha y ver al otro como un igual para poder caminar juntos en el camino.

 

  1. ¿Cuál de los tres amores(admirativo, compasivo y dionisiaco) de los siempre hablaba Claudio te resulta más sencillo y cuál más complicado?

El amor admirativo es mi talón de Aquiles, mientras que en el erótico siempre me he manejado con más facilidad.

 

  1. ¿Qué fortalezas personales se ponen de manifiesto en tu día a día laboral?

Curiosamente mis fortalezas son mis grandes debilidades según como las pongo en juego. Convivo con una exigencia muy fuerte que me ha llevado a excesos de responsabilidad en el trabajo que a su vez me han llevado a enfermar, pero al mismo esa exigencia se puede convertir en excelencia y cuidado por el detalle.

Desde el punto de vista emocional, me involucro en los proyectos, soy optimista por naturaleza y, de nuevo, eso me ha llevado a no saber separar lo profesional de personal. En su lado positivo, me ha permitido aportar dirección y mucha fuerza dinámica a mi día a día laboral, pasión por lo que hago. Y la pasión tiene una capacidad contagiosa.

Además, soy rápida e intuitiva, y cuando me fío de ello y no dejo que la rapidez se coma la intuición soy capaz de aportar mucha creatividad a los proyectos en los que me he involucrado.

 

  1. Si no necesitarás el dinero para vivir ¿Qué te gustaría hacer en los próximos tres años? Y si sólo te quedasen tres meses de vida ¿qué harías?

A vivir. El trabajo tal y como está planteado hoy nos aleja de la vida y sus pequeños grandes placeres, no siento que tenga espacio para el descanso o para enriquecerme y nutrirme.

Ahora mismo estoy disfrutando de un año sabático y me dedico a leer, estudiar, pasear, hacer algún pequeño viaje y descubrir lugares nuevos, compartir tiempo con mi familia y mis amigos, dedicarme tiempo a mí y dedicárselo a los demás. No se me ocurre nada mejor que en lo que invertir los próximos años de mi vida. Si hago una foto de esos años serían unos años de nutrirme, de cuidarme y llenarme.

Si solo me quedarán tres meses los disfrutaría en compañía de los míos, organizando comidas y cenas con largas tertulias y mucho cariño.

 

  1. Cuéntanos algo de tus aficiones y/o hobbies… Recomiéndanos un libro y un disco.

Disfruto en el teatro, en un concierto de jazz, indie, música electrónica o clásica, del yoga, de una buena comida en compañía de mis amigos o de mi familia y de mis dos sobrinas: Claudia y Roberta.

En cuanto a las recomendaciones…

Un libro: Nacidas para el placer de Mireia Darder, y no creo que se trate de un libro únicamente para mujeres.

Un disco: me cuesta elegir uno, pero voy a apostar por una artista folk que ha entrado hace poco en mi vida musical: Alela Diane. Recomiendo toda su discografía, y en especial un tema de su disco Cusp: “Emigré” que nos lleva de una manera bella y cruda por el duro y mortal viaje que emprenden miles de migrantes para cruzar mares escapando de la muerte y como pierden la vida con sus hijos en estos viajes.   El folk tiene algo muy bello, la capacidad de contar historias muy dolorosas desde un lugar natural y muy valiente, muy humano.

 

También te puede interesar:

YA TENEMOS EBOOK: HAIKI, EN BUSCA DEL YO REAL (PARTE 1)

Autores del post: Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó (Haiki)

Y como siempre, si te gustó el post, estaría genial que lo compartas en tus redes sociales.

A su vez, si todavía no estás suscrito a nuestra Newsletter, te animamos a hacerlo en la casilla que tienes al terminar este artículo.

 

Haiki en Facebook, AQUÍ.

Haiki en Twitter, AQUÍ. @_Haiki

* Sobre Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó (Haiki):

Desde hace más de cinco años, nos dedicamos a ayudar a otros compañeros a tener una buena Identidad Digital, aumentar su visibilidad online y, en consecuencia, tener más oportunidades laborales. En el 2009 desembarcamos en la red y, desde entonces, no hemos dejado de formarnos y disfrutar de este maravilloso mundo.

Aunque de profesión original somos arquitectos, nuestro día a día se sustenta en tres pilares: la propia arquitectura, la Identidad Digital  (talleres offline + cursos online) y nuestro “mundo Haiki” (Gestalt, Sat, yoga, crianza consciente, artes marciales…).

Deja un comentario

RELATED ARTICLES
diciembre 2019
L M X J V S D
« Nov    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
Sígueme en Twitter

Introduce tu correo electrónico para suscribirte al blog de Haiki.

Back to Top